Hay mil palabras que podrían intentar crear la descripción perfecta del gran artista y amigo que nos ha colmado con su presencia estos días, llenando cada hueco con una estela muy particular que hace que miremos el mundo a golpe de trazos, desnudándolo de contenido y a la vez multiplicándolo, mostrándonos eso que todos buscamos: la esencia. Esa compañera que tan presente está en nuestra tienda y que consigue vestir cada pieza que encontramos en esta búsqueda del tesoro, del artículo perfecto.

Este amigo nos ha enseñado a afinar la mirada. Ahora entiendo por qué Francia se enamoró locamente de él, convirtiéndolo en un icono que compartiría desde entonces estantería con Richard Corben, Frank Miller y miraría de frente a Asterix, Tintín o Mortadelo, con quienes de pequeño nuestro amigo convivía entre la fascinación y el esteticismo, haciéndolos cómplices de su gran aventura, la que sería su vida.

Hay mil palabras, mil, para describirlo, pero solo dos resuelven el enigma: cómic y Arrugas. Y ahí está, Paco Roca, a quien su empeño revolucionario en un género tan auténtico, le llevó a alcanzar las más altas cotas de reconocimiento con un canto a la vejez en todas sus formas, las crudas y las facilonas, con sus pros y sus contras, pero vejez en estado puro. Por su novela ‘Arrugas’ consiguió el premio al mejor álbum y Mejor Guión en el Festival de Cómic de Barcelona, el Premio Nacional de Cómic y los premios al mejor álbum en los festivales de Lucca y Roma. Aunque el mejor galardón fue el de la conquista de la gran pantalla por cómic del siglo XXI, un proyecto por el que recibió el Goya al mejor guión adaptado.

Este revolucionario, que le puso sábanas nuevas al cómic español, ha dado la vuelta al mundo para compartir su experiencia. Muchos han sido, son y serán los que atraídos por su estela vuelvan a mirar al cómic español cara a cara, estableciendo un diálogo de tú a tú que ningún otro soporte ha podido alcanzar. La sinopsis perfecta del mundo.

Gracias a nuestro amigo, por su aportación esta aventura que comenzamos, por este gran dibujo que hace a Retroriginal ahora, más especial. (En la imagen Paco Roca con su mujer y su hijo en la tienda de Retroriginal).